El blog de tendencias de Recursos Humanos

Mejores personas, mejor sociedad

Ni trabajo ni teletrabajo, ¿qué va a pasar?

¿Quieren las empresas realmente el teletrabajo?

Las necesidades de las empresas han cambiado radicalmente en los últimos años, haciendo necesaria una evolución de los espacios de trabajo.

Es así como en 2019 el sector coworking en España creció hasta asentarse en el mercado nacional, acercándose poco a poco a las cifras de países como Reino Unido y Holanda, donde el mercado es más maduro. Tal es la evolución de este sistema en Holanda, que las empresas llegan a acuerdos con espacios de trabajo compartidos, privados e incluso públicos para que sus trabajadores y trabajadoras, a través de cheques coworking, no tengan que desplazarse de su zona.

Pero claro, 2020 no tiene nada que ver con el año pasado, donde la búsqueda de otros sistemas de trabajo han de responder a este cambio de paradigma social, cultural y económico que estamos viviendo, por no hablar de la seguridad sanitaria. Es por ello que gran parte de las empresas ha optado por fomentar el teletrabajo, de hecho algunas, hasta de manera indefinida.

 

La mayoría de los empleados y empleadas  que teletrabajan están satisfechos por el ahorro de tiempo, dinero en transporte y la libertad de movimiento. De cara a la sociedad también es una ventaja, ya que el teletrabajo reporta un enorme beneficio en el medio ambiente: menos demanda de transporte público y privado, disminución de viajes nacionales en avión y trenes por negocios, etc.

Actualmente se está desarrollando el anteproyecto de ley sobre “El Teletrabajo” con el enfoque erróneo de establecerlo sólo como un derecho del Trabajador. 

Sería más útil que se orientase como un nuevo Modelo Organizativo, dejando a las Empresas que decidan –dentro de una normativa- sobre su propio modelo, porque en caso contrario la implicación de las Compañías para su correcto funcionamiento va a ser nula y lo verán solo como un coste. 

Lo que hemos hecho hasta ahora no ha sido Teletrabajo, ha sido un “tirar para adelante”, a lo loco y por pura supervivencia. Ahora hay que “organizarlo”, en esto coincidimos todos, pero el problema es el “cómo” hacerlo, y ahí empiezan las diferencias.

El anteproyecto comentado indica que la empresa deberá pagar todos los costes y el trabajador puede negociar un horario flexible y tiene derecho a desconectar, es decir, a no responder a correos o llamadas en su tiempo de descanso. Pero claro, ¿hasta dónde llega ese coste?: una silla ergonómica, un buen ordenador con apantalla grande, wifi, aire acondicionado, factura de luz ,etc.

La empresa, por otro lado, debería verificar que el lugar de trabajo es idóneo para los criterios de salud laboral. Está obligada a mandar un responsable de P.R.L. a la casa del empleado o empleada. Este debe comprobar que se siguen las normativas de seguridad e higiene en el trabajo. También es cierto que si la ley pone demasiadas condiciones a las empresas, éstas podrán contratar mañana en otro países con retribuciones inferiores. Por ejemplo Portugal, ya que al fin y al cabo estamos en teletrabajo.

¿Y entonces?

 

Pues que no todo es Teletrabajo y es imperiosamente necesario crear cultura de equipo y de empresa. En esto coincidimos todos los agentes y estamos barajando fórmulas combinadas de teletrabajo y trabajo presencial, como por ejemplo no más de cuatro días de teletrabajo a la semana y el resto de días ejercer en las instalaciones de la empresa.

Grandes empresas como Telefónica tienen ya Buenas Prácticas al respecto, pero la realidad de España no es esa, en nuestro mercado predominan las pequeñas y medianas empresas que no tienen tantos recursos. También es muy importante crear las bases para evitar Trampas y Malas Prácticas en Oficinas, Consultorías, Tele operadores, Ingenierías, etc.

Si lo hacemos bien, la productividad podría aumentar un 20%, pues se gana mucho tiempo y se pueden reducir muchísimos costes. Un ejemplo: gracias a las videoconferencias las empresas han podido calcular cuánto se puede ahorrar en viajes, comidas, transportes, tiempo... ¿Realmente es necesario y es lógico estar yendo de Sevilla a Madrid para muchas reuniones?

Una de las claves como siempre será aumentar la confianza en el Empleado y Empleada. Esta se conseguirá cambiando el enfoque anterior y trabajando por objetivos. Por ejemplo, una tarea que deba estar realizada en un tiempo determinado y que tenga margen para organizarse como se quiera. 

En estos días, el teletrabajo se ha llevado a cabo en casa y con el horario de siempre... pero no ha funcionado en muchos casos. El Teletrabajo realmente empezó hace 10 años. Ahora se ha acelerado, y lo que nos queda ahora a los Responsables de Recursos Humanos es crear el Modelo con los distintos procesos de Gestión de Personas. Un modelo Atractivo, Proactivo, Rentable y Equilibrado.

Los Holandeses combinan Teletrabajo, Espacios Coworking y Lugares en la Empresa,  igual no es una Mala Práctica.

Reflexiona:

Mejores Personas en Mejores Espacios, Mejor Sociedad.

Los Chatbots y los Recursos Humanos, una sorprendente unión

Todos hemos coincidido con alguno al entrar en la página web de una empresa o en el e-commerce de una marca, y es que los Chatbots son los asistentes virtuales...

¿Ganas de saber más? Pide info sobre nuestro máster.



¿Cómo gestionar el talento en la era de la conectividad?

El carácter de esta crisis, marcada entre otras muchas cosas por el distanciamiento social, ha acelerado la digitalización de nuestras vidas y empresas. Y con empresas no sólo nos referimos...